Rutas

El senderismo, sin olvidar, otras actividades que se pueden realizar en la zona y que detallaremos  más delante, debería ser actividad obligatoria dada la belleza del entorno que visitamos,  algunas de las rutas que podemos realizar para disfrutar de este privilegiado entorno y relajarnos avistando la fauna local son:

Ruta Maldonado-Cubas

Comenzamos en el puente de Maldonado, subimos las cuestas que se encuentran a continuación y llegamos al llano, no exento de belleza con sus olivos y viñedos, continuamos por el camino que baja del llano al paraje de “Cañahorro”, por una zona de inigualable belleza, la “cañada”. Una vez en el “Cañahorro” seguiremos la senda que nos lleva al puente de Cubas, atravesando zonas que en ocasiones parecen selváticas debido a la tupida vegetación.

Ruta Cubas-Jorquera (10Km)

Partimos desde la Ermita de Cubas tomando hacia la izquierda la carretera de Cubas a Bormate. Tras pasar una curva donde observamos un gran bloque desprendido, abandonamos la carretera hacia la derecha, para cruzar el Júcar por el puente. Una vez pasado el puente, cogemos una senda que, junto a un antiguo pilón, sale a la izquierda. Junto a unas casas abandonadas, nos incorporamos a otra senda por la que continuamos hacia la izquierda, siguiendo el curso de una acequia que nos acompañará en el recorrido.

Ruta Jorquera-La Recueja (5Km):

comenzamos esta etapa en Jorquera, dirección Casas-Ibáñez. Tras pasar un corral, abandonamos la carretera para girar a la derecha, bajando por una calleja encementada y flanqueada por muros de adobe y piedra. Junto a la “Casa del Molino”, cruzamos el Arroyo y seguimos a la derecha. Llegamos a una bifurcación y continuamos por la derecha, tomando el “Camino de las Huertas”. Andamos al pie de prominentes cortados rocosos, donde se observan desprendimientos de grandes bloques. ​

En este tramo el río discurre encajado, describiendo un bello trazado sinuoso. Pasamos junto a una casilla, utilizada como corral de ganado. En este punto el camino que traemos se convierte en senda, por la que seguimos. Justo después de pasar al pie de un cortado rocoso, abandonamos la senda para ascender, a nuestra izquierda, hacia una gran roca de caprichosas formas.